“Si quieres ir rápido, camina solo, si quieres ir lejos, camina acompañado”

Liderazgo para la innovación fue el título de este curso que se impartió estos últimos meses en una empresa líder en servicios de transporte. Más de 90 personas han podido asistir en este curso en 6 sesiones de 2 días en el cual se enseñaron métodos innovadores para el management. En este caso, la empresa tenía muy claro su apuesta para la innovación e invitó a participar en él a los futuros encargados de programas de innovación de toda España asegurando una diversidad muy enriquecedora en cuanto a experiencia y funciones.

Liderazgo para la innovación fue el título de este curso que se impartió estos últimos meses en una empresa líder en servicios de transporte. Más de 90 personas han podido asistir en este curso en 6 sesiones de 2 días en el cual se enseñaron métodos innovadores para el management. En este caso, la empresa tenía muy claro su apuesta para la innovación e invitó a participar en él a los futuros encargados de programas de innovación de toda España asegurando una diversidad muy enriquecedora en cuanto a experiencia y funciones.

La primera parte del curso consistió en repasar el contexto global en el cual nos encontramos con sus impactos a nivel organizacional. Destacamos varias situaciones del mundo globalizado con sus impactos a todos los niveles (económicos, sociales y ambientales) para ilustrar una crisis profunda que requiere un cambio radical en nuestras maneras de diseñar el negocio. La innovación no es opcional es el primer gran aprendizaje, dando a todos los participantes un nivel de conocimiento suficiente para entender por qué se necesita un cambio organizacional y cultural para sobrevivir en estos tiempos de incertidumbre. Hoy en día, estudios de las principales consultoras del mundo nos enseñan como los altos cargos tienen como primera preocupación la gestión de la creciente complejidad. ¿Quién puede pretender hoy en día hacer previsiones a 3 años? En este contexto, hay que reinventarse cada día, empezando por nuestras formas de trabajar en equipo. La innovación organizacional es una etapa previa indispensable a las innovaciones más conocidas de productos y servicios.

A continuación, repasamos las calidades del liderazgo, explorando nuevas perspectivas. No se trata del  Líder héroe a quien esperamos para que nos solucione nuestros problemas sino más bien el nuevo enfoque de liderazgo colaborativo, es decir, el que empodera a cada uno de los colaboradores de la empresa.

El segundo día, lo dedicamos a experimentar la creatividad colectiva y a buscar respuestas pragmáticas e inclusivas a los retos del negocio. Tanto por la mañana como por la tarde, las dinámicas se centran en crear un entorno colaborativo que evoque a una fase donde emerge la creatividad y las ideas. Experimentar esta fase de emergencia (ver Post AOH Paris) nos permite iniciar una reflexión individual y colectiva sobre los beneficios del liderazgo colaborativo en procesos de innovación organizacional. Estudios de caso de empresa (todos todavía fuera de España) demuestran como grandes multinacionales apuestan por un cambio radical de su gobernanza buscando primero una nueva cultura. En un de los casos, un directivo de una empresa farmacéutica comenta que “todo lo que necesitamos saber está dentro la organización”, esto marca una cultura clara de liderazgo colaborativo en el cual ningún experto exterior (líder héroe) puede realmente solucionar los retos cada vez más complejos. El curso finaliza con un Foro Abierto, una metodología  poco conocida en el entorno empresarial, los participantes viven una vez más una forma de reinventar un dialogo de calidad multiplicando las oportunidades de comunicarse entre ellos.

La mejor parte para el equipo de facilitadores es el feedback que recibimos al final. Cuando preguntamos qué es lo más valioso que han  aprendido, nos cuentan: “abrir la mente y liberarme de perjuicios”, “diferenciar mejora de innovación”, “que el entorno y gestionar la dinámica participativa son claves”, “he sacado lo mejor de mí mismo para empezar esta aventura” “todas las ideas cuentan”, y la lista es larga.

La innovación no es necesariamente donde la esperamos y si la palabra se usa ahora por cualquier cosa, vemos en nuestro trabajo de innovación organizacional con las empresas que desde el inicio de un proceso de inteligencia colectiva, los ojos se abren, perplejos y casi siempre con ganas de mucho más. Si bien la innovación en management es un primer paso, el reto es, sin duda, integrarla en la gobernanza de la organización para transfórmala en innovación organizacional, llegando finalmente a cambiar la cultura de la empresa. Como bien lo dice este proverbio:

Sé lo que sé, sé lo que no sé, pero no sé lo que no sé

(Anónimo)

La primera parte del curso consistió en repasar el contexto global en el cual nos encontramos con sus impactos a nivel organizacional. Destacamos varias situaciones del mundo globalizado con sus impactos a todos los niveles (económicos, sociales y ambientales) para ilustrar una crisis profunda que requiere un cambio radical en nuestras maneras de diseñar el negocio. La innovación no es opcional es el primer gran aprendizaje, dando a todos los participantes un nivel de conocimiento suficiente para entender por qué se necesita un cambio organizacional y cultural para sobrevivir en estos tiempos de incertidumbre. Hoy en día, estudios de las principales consultoras del mundo nos enseñan como los altos cargos tienen como primera preocupación la gestión de la creciente complejidad. ¿Quién puede pretender hoy en día hacer previsiones a 3 años? En este contexto, hay que reinventarse cada día, empezando por nuestras formas de trabajar en equipo. La innovación organizacional es una etapa previa indispensable a las innovaciones más conocidas de productos y servicios.

A continuación, repasamos las calidades del liderazgo, explorando nuevas perspectivas. No se trata del  Líder héroe a quien esperamos para que nos solucione nuestros problemas sino más bien el nuevo enfoque de liderazgo colaborativo, es decir, el que empodera a cada uno de los colaboradores de la empresa.

El segundo día, lo dedicamos a experimentar la creatividad colectiva y a buscar respuestas pragmáticas e inclusivas a los retos del negocio. Tanto por la mañana como por la tarde, las dinámicas se centran en crear un entorno colaborativo que evoque a una fase donde emerge la creatividad y las ideas. Experimentar esta fase de emergencia (ver Post AOH Paris) nos permite iniciar una reflexión individual y colectiva sobre los beneficios del liderazgo colaborativo en procesos de innovación organizacional. Estudios de caso de empresa (todos todavía fuera de España) demuestran como grandes multinacionales apuestan por un cambio radical de su gobernanza buscando primero una nueva cultura. En un de los casos, un directivo de una empresa farmacéutica comenta que “todo lo que necesitamos saber está dentro la organización”, esto marca una cultura clara de liderazgo colaborativo en el cual ningún experto exterior (líder héroe) puede realmente solucionar los retos cada vez más complejos. El curso finaliza con un Foro Abierto, una metodología  poco conocida en el entorno empresarial, los participantes viven una vez más una forma de reinventar un dialogo de calidad multiplicando las oportunidades de comunicarse entre ellos.

La mejor parte para el equipo de facilitadores es el feedback que recibimos al final. Cuando preguntamos qué es lo más valioso que han  aprendido, nos cuentan: “abrir la mente y liberarme de perjuicios”, “diferenciar mejora de innovación”, “que el entorno y gestionar la dinámica participativa son claves”, “he sacado lo mejor de mí mismo para empezar esta aventura” “todas las ideas cuentan”, y la lista es larga.

La innovación no es necesariamente donde la esperamos y si la palabra se usa ahora por cualquier cosa, vemos en nuestro trabajo de innovación organizacional con las empresas que desde el inicio de un proceso de inteligencia colectiva, los ojos se abren, perplejos y casi siempre con ganas de mucho más. Si bien la innovación en management es un primer paso, el reto es, sin duda, integrarla en la gobernanza de la organización para transfórmala en innovación organizacional, llegando finalmente a cambiar la cultura de la empresa. Como bien lo dice este proverbio:

Sé lo que sé, sé lo que no sé, pero no sé lo que no sé

(Anónimo)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *