Las claves de la COP21 que marcaran el futuro

cop21

Celebrando la firma del acuerdo de Paris

Ya han pasado algunos días desde la finalización de la COP 21 en París y, después de la avalancha de noticias que siguieron a un evento de tanta importancia, vemos que la acción se ha iniciado, así que pensamos que es necesario resumir las claves de los acuerdos alcanzados y ponerlos en perspectiva de futuro.

Hay que reconocer a la COP 21 un gran éxito y es que, por primera vez en Naciones Unidas, los 195 países que la forman han estado de acuerdo en estar de acuerdo, algo insólito hasta ahora. Que haya sido suscrito por todos los países ya es un éxito pero que USA y China se hayan comprometido tiene un gran impacto ya que entre ambos suponen el 45% de las emisiones de CO2 mundiales y hasta ahora habían rechazado cualquier compromiso e incluso habían sido negacionistas.

El acuerdo alcanzado se conoce como el  Acuerdo de París y toma el testigo del Protocolo de Kioto para impulsar la acción frente al reto del cambio climático.

Este tipo de documentos suelen tener un lenguaje poco accesible para los no expertos y, como suele suceder en estos casos, hay luces y sombras sobre el alcance de los resultados. ¿Se podía haber conseguido más? Sí, pero al menos se ha dado un paso hacia delante, un gran paso.

Algunas de las claves del acuerdo se resumen en unos pocos puntos.

Temperatura  

El acuerdo confirma el objetivo de limitar el aumento de temperatura del planeta en 2ºC y lanza una declaración de intenciones, hacer todos los esfuerzos para que no superar los 1,5ºC pero sin ningún compromiso en firme.

Para ponerlo en contexto, 2015 ha sido el año más caluroso desde que se tienen registros fiables (1880), durante 2015 la temperatura media del planeta ha aumentado 0,9 ºC respecto al último siglo y los 10 años más calientes del siglo ha ocurrido desde 2010.

Teniendo en cuenta la situación y la velocidad del calentamiento, podrían haberse esperado compromisos más firmes, pero en clave política, el hecho de que en el acuerdo siga estando presente el compromiso por intentar limitar a 1,5º es un gran avance porque significa que los líderes políticos no son impermeables a las presiones sociales y no quieren oponerse a medidas que les pueden pasar factura ante sus votantes. Aun así, los esfuerzos que hay que hacer son gigantescos si queremos mantener la temperatura bajo control

Carbon countdown

Acuerdo vinculante

Formalmente el acuerdo es vinculante, sin embargo, el nivel de vinculación es el mínimo exigido por la legislación internacional y los mecanismos para ejercer la vinculación son débiles.

Los objetivos nacionales de reducción de emisiones tampoco son vinculantes y no están previstas sanciones para quienes los incumplan.

Sin embargo, y con el fin de asegurar el cumplimiento de los mismos está previsto establecer mecanismos transparentes de seguimiento de los compromisos adquiridos a los que estarán obligados todos los países.

La idea es visibilizar el incumplimiento para “avergonzar” a los que no actúan y hacerlos reaccionar bajo el principio de responsabilidad frente a las sanciones previstas en Kioto que se demostraron incapaces de impulsar la acción.

Ambición

La idea es tener un Acuerdo que perdure en el tiempo por lo que no se establecen objetivos cuantificados como ocurrió en el protocolo de Kioto (mandate). Nuevamente se apela a hacer todos los esfuerzos para maximizar las reducciones de emisiones de CO2 y establece que todos los países deberán presentar lo que se llaman Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC) en las que deberán reflejar sus compromisos en términos de reducción de emisiones y, en la medida de lo posible, de financiación.

En estos momentos 187 países de los 195 que forman parte de la COP ya han presentado sus compromisos para entrar en vigor en 2020 aunque las reducciones presentadas supondrían que el aumento de temperatura alcanzaría los 3,5ºC.

La ambición del Acuerdo es grande pero la acción todavía no acompaña. Sin embargo, países como China, con un problema de contaminación de enormes proporciones, ya ha anunciado su intención de iniciar la transición energética hacia las energías renovables. Si China avanza……

Transparencia

Dado que el nuevo acuerdo no establece objetivos concretos de reducción y se basa en el principio de responsabilidad de cada uno de los países para que presenten reducciones de acuerdo sus posibilidades, es de vital importancia definir el modelo de gobernanza y los mecanismos de transparencia y contabilidad necesarios para visibilizar los avances.

Estos mecanismos deben ser rigurosos y los suficientemente flexibles para que se adapten a la realidad de los diferentes países, por lo que hay mucho trabajo por hacer y el liderazgo de los países desarrollados es absolutamente necesario para integrar a los países en desarrollo y menos desarrollados.

Tenemos por delante un nuevo escenario de colaboración que debe ser integrador para alcanzar objetivos ambiciosos.

Financiación

Fue una de las claves de la COP y uno de los grandes escollos a superar para alcanzar el acuerdo.

Se confirman los 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020, que deberán aportar los países desarrollados, y se desarrollarán mecanismos específicos de financiación de la acción climática, pero quedan muchos puntos a concretar sobre la cuestión.

Los aspectos de financiación se han dejado lo suficientemente “ambiguos” para conseguir la aprobación de los 195 países del nuevo acuerdo y posteriormente trabajar para desarrollarlos.

Es un aspecto tan clave y con unas implicaciones tan importantes para el futuro que será motivo de un post posterior para tratar el tema en detalle.

¿Cuál es la agenda a partir de ahora?

El Acuerdo de París entrará en vigor en 2020 cuando haya sido aprobado por un mínimo de 55 países que representen como mínimo el 55% de las emisiones mundiales, así que todavía queda camino por recorrer para que sea una realidad. Los hitos marcados son:

  • En abril 2016 el Acuerdo tiene que ratificarse ante Naciones Unidas
  • En 2016 deben presentarse todas las NDCs
  • En 2018 se realizará la primera evaluación global de la situación en todos los ámbitos de las NDCs
  • En 2020 se actualizarán las contribuciones y entrará en vigor del Acuerdo de París
  • En 2023 se hará el primer balance general en el marco del Acuerdo de Paris
  • Se realizarán ciclos de revisión cada 5 años para evaluar los avances e ir aumentando la ambición

Aunque el Acuerdo podría haber sido más concreto y ambicioso, nunca hasta ahora se había conseguido el acuerdo de todos los países ni se había producido tanta participación e interés por parte de los sectores económicos. Confiamos que la acción vaya en la dirección adecuada para impulsar la sostenibilidad de nuestro planeta y todos los que vivimos en él.

CIDOB_Climate Change

Jornada en Sant Pau – Climate Futures

Ya se está generando una actividad frenética para concretar las promesas de la COP 21, y el Acuerdo de París. Un pequeño ejemplo es el evento Climate Futures: the road after Paris al cual asisti, organizado en Barcelona por el think tank CIDOB y el Consejo Asesor para el desarrollo Sostenible de Cataluña (CADS) en el que participaron diferentes expertos internacionales para trasladar a la sociedad las implicaciones del nuevo acuerdo e invitarnos a participar de la acción.

Estaremos aquí para seguir contando como se van materializando las oportunidades

Libélula