Doing Good and Doing Well en IESE

El pasado 25 y 26 de febrero los alumnos de la Escuela de Negocios IESE organizaron en Barcelona la tradicional conferencia anual Doing Good and Doing Well. Durante dos días 640 participantes, estudiantes de escuelas de negocios europeas, y 140 ponentes, reconocidos profesionales y expertos internacionales, reflexionaron, debatieron y intercambiaron ideas y propuestas de negocios alrededor de la Responsabilidad Social Corporativa y el emprendimiento social.

Este año la conferencia dedicaba especial atención a cómo las empresas pueden ayudar a servir las comunidades más pobres del mundo, esta inmensa parte de la población mundial excluida del desarrollo que el famoso académico Prahalad llamó la base de la pirámide.

La diversidad y calidad de los participantes y ponentes fue realmente estimulante e inspiradora. De mi asistencia durante el segundo día puedo destacar la excelente sesión plenaria de Juliet Schor, profesor de sociología del Boston College (y por cierto del alternativo Schumacher College) y fundadora del Center for a New American Dream. Desde su amplia experiencia en investigación de los comportamientos de los consumidores norteamericanos, resaltó la necesidad de cambiar nuestros hábitos de compra para reducir drásticamente nuestro impacto ambiental, consumiendo menos producto pero de mejor calidad. Presentó varias iniciativas exitosas de intercambio de productos de segunda mano como ThredUp, que permite ofrecer este 25% de ropa que no utilizamos, y Freecycle, con más de nueve millones intercambio cada año. En definitiva, ejemplos actuales de esta (re)emergente economía del compartir y del coproducir, basado en el valor de uso de servicios y no necesariamente la posesión materialista de productos, imaginada ya hace más de 10 años por Amory Lovins en su libro “Natural Capitalism”.

En el panel “GDP vs HDI” en el cual participaba como ponente, junto a Conan Smith del OECD, un brillante economista nuevo-zelandés miembro del equipo que desarrolla el proyecto global para medir el progreso, un directivo del banco BBVA responsable de la aplicación de los principios de Ecuador para la selección de inversiones, y finalmente el conocido profesor del IESE Antonio Argandoña. Después de repasar las clásicas críticas al PIB como indicador de desarrollo, presentamos las principales alternativas que se está consolidando a nivel internacional, tal como el Happy Planet Index o el Genuine Progress Indicator. La Unión Europea, organizador hace unos años de la primera conferencia Beyond GDP, y más concretamente Francia, a través de la comisión Stiglitz-Sen lanzada por el presidente Sarkozy, e Inglaterra, con el mandato dado por David Cameron a su agencia de estadísticas para medir la felicidad, lideran este cambio de paradigma hacia la sostenibilidad y la prosperidad, según las provocadoras palabras de Tim Jackson en su influyente informe Prosperity Without Growth.

No obstante, la credibilidad de la conferencia quedó parcialmente en duda el día siguiente cuando se publicó en la portada de El País la noticia sobre la utilización de España como paraíso fiscal por parte de la multinacional Exxon, a través de instrumentos fiscales probablemente legal pero ciertamente inmoral. Exxon, tristemente conocida por su papel de lobby contra las pruebas científicas del cambio climático, es uno de los principales patrocinadores de esta conferencia que justamente trata de defender el papel de las empresas para generar beneficios sociales y ambientales compartidos con la sociedad. Un intercambio de correos con los organizadores no despejó mis dudas profundas sobre la incoherencia de tener a Exxon como socio principal de un evento sobre responsabilidad y ética. Para garantizar la legitimidad futura de la conferencia, espero realmente que se seleccione mejor a los patrocinadores de la próxima edición, comprobando que estén alineados y comprometidos con la sostenibilidad social. Así mismo es ahora imprescindible incluir sesiones de debates sobre la (in)compatibilidad de estas desgraciadamente habituales prácticas de ingeniera fiscal con una empresa responsable con su comunidad y entorno en el siglo XXI.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *